Skip to main content

¿Qué es la creatividad? Es percibir, idear, expresar y convertir en realidad algo nuevo y valioso.

Esta, es solo una de las múltiples definiciones que existen acerca de la creatividad.

Pero, también se puede definir como:

 “Una capacidad y como todas las capacidades es un componente estructural de la personalidad que es susceptible de ser desarrollado, tiene bases neurológicas y características sociales.” (Rendón 2009)

¿Todos podemos ser creativos?

Aunque siempre hayas pensado que la creatividad no reside en ti eso no es del todo cierto. La creatividad es universal. Es, por tanto, algo presente en cada persona formando parte de nuestro desarrollo siendo posible desarrollarse en mayor o menor grado.

Es decir, la creatividad es una capacidad básica de los seres humanos y que puede desarrollarse.

La creatividad es una de las conductas humanas más complejas que existen. Se encuentra influenciada por múltiples experiencias evolutivas, sociales y educativas. Pero, eso no es todo, su manifestación es muy variada en función del dominio en el que se trabaje.

Al igual que los músculos, la creatividad es como un órgano, que sino se usa se acaba atrofiando.

¿Qué es lo que caracteriza a la creatividad?

  • Actitud creativa. Ser curioso, inconformista, tener motivación, iniciativa, perseverancia, alta autoestima, etc.
  • Aptitud creativa. Tener sensibilidad perceptiva, detección y delimitación de problemas, perspicacia, capacidad inventiva, etc.
  • El proceso creativo, o sea ser, lo que se llama resolución de problemas.
  • Que surjan resultados creativos, es decir, originales.
  • El resultado se enmarca en una sociedad y cultura.

¿Cómo es una persona creativa?

No existe una idea clara y consensuada de cómo es una persona creativa ya que diversos autores dan distintas aproximaciones sobre el tema. Aunque por dar a conocer una, nombramos la de Maslow ya que recoge bastantes aspectos que caracterizan a la creatividad en sí.

“Las personas creativas son espontáneas, expresivas, naturales, desinhibidas de la conducta, sin sujeción a las reglas establecidas, con facilidad para superar todo tipo de bloqueos, alta autoestima, sin miedo al ridículo y sin temor (a veces incluso atracción) hacia  lo desconocido, misterioso y enigmático.”

ser creativo

Las personas creativas ven el mundo con otros ojos

¿Dónde reside la creatividad?

Es difícil establecer dónde se encuentra la creatividad en nuestro cerebro. Como ya se ha comentado, es una conducta, una capacidad bastante compleja que involucra diversas funciones mentales.

Existen múltiples teorías acerca de ello. En este caso nos centraremos en hablar una teoría con un enfoque mucho más cognitivo.

La creatividad y el neocórtex: neurobiología de la creatividad.

Arieti, el creador de esta teoría establece que la creatividad está presente en la corteza temporo-occipito-parietal (TOP) y la corteza prefrontal (CPF).

Sabemos que en estás zonas de la corteza se reciben y procesan estímulos tanto del mundo que nos rodea como de otras partes de la corteza cerebral. Es más, es en esta zona de nuestro cerebro dónde tienen lugar procesos mentales complejos como aquellos que llamamos funciones ejecutivas.

Pero, no solo esto, las redes neuronales de TOP se extienden hacia otras zonas como el sistema límbico y los lóbulos frontales. También, el cíngulo, áreas sensoriales y motoras, el hipocampo y el sistema límbico son igual de importantes en el proceso creativo.

La creatividad tiene un importante componente emocional.

Por lo que vemos, la creatividad está conformada por una gran cantidad de procesos: funciones ejecutivas, percepciones sensoriales, desarrollo cognitivo, adquisición de habilidades, teoría de la mente, emociones.

Aunque, uno de los componentes más importantes de la creatividad es la imaginación. Ya que esta hace posible la producción creativa. A diferencia de la creatividad, la imaginación es puramente abstracta.

La imaginación nos permite representar mentalmente cualquier cosa. Tanto algo que hayamos vivido como aquello no hayamos vivido. Al igual pasa con los objetos.  A la hora de pensar en uno que no existe y en sus posibles funciones es cuando entra en juego la creatividad. Por ello, la imaginación es el motor de la creatividad. 

Los niños son los que más tiempo invierten en la imaginación, siendo clave en su desarrollo.

¿Reside la creatividad en el hemisferio derecho?

Seguramente habrás oído esta frase:

“El hemisferio izquierdo es racional mientras que el derecho es creativo.”

No se escapa mucho de la realidad. Solo, que existen ciertos matices en la misma.

Es cierto, que el hemisferio derecho está mucho más relacionado con nuestra personalidad, nuestras cualidades, lo que se llama mundo interior. 

El hemisferio derecho se relaciona con tareas espaciales, la música o el arte, por ejemplo.

Mientras que en el hemisferio izquierdo reside la parte lógico y analítica. Es donde se encuentra el lenguaje y el habla. 

Sin embargo, existe la falsa creencia de que en estos procesos creativos o incluso artísticos solo depende nuestro hemisferio derecho. Esto no es así.

Nuestros hemisferios están conectados por una estructura muy importante llamada cuerpo calloso que contiene una gran cantidad de axones. Estos, son los que llevan la información de un lado a otro. Los que permiten que en un proceso creativo, el hemisferio derecho se lo comunique al izquierdo permitiendo que esta parte más analítica nos haga ver los posibles defectos de nuestra idea y por tanto mejorarla.

Es por ello, importante señalar, que ningún hemisferio es más relevante que el otro ya que para que se produzca un pensamiento o una idea es necesaria la participación de ambos.

imaginación

Ambos hemisferios son clave para que se produzca el proceso creativo

¿Cómo podemos ser más creativos?

Es cierto que cuanto más creamos más creativos nos volvemos. Nuestro cerebro, nuestras ideas y pensamientos se vuelven más flexibles, menos rígidos. Nuestra mente se abre. Se llena de posibilidades, la imaginación entra en juego y participa en el proceso, aportando ideas, posibilidades.

Esto, seguro que te pasa cuando descansas y te relajas, que ves las cosas de otra manera, encuentras soluciones a problemas que veías imposibles o que no la tenían.

La creatividad florece cuando superamos nuestras propias barreras mentales.

Dedica tiempo a:

  • Estimular tu cerebro: lee, pinta, dibuja, baila, canta…
  • Sal a dar un paseo y despeja tu mente
  • Relajarte
  • Tomar descansos
  • Disfrutar de la compañía, ideas y opiniones de otros
  • Y, sobre todo, lleva siempre una libreta contigo, nunca sabes en qué momento puede aparecer la creatividad.

Por último, solemos pensar que la creatividad solo está presente en el arte. La creatividad está en cualquier parte: en aquel que inventa algo nuevo, en aquel que innova, cuando surge algo revolucionario…. La creatividad vive más allá del arte. No te frustres si no eres creativo artísticamente hablando. Tal vez lo seas más en otro campo. ¡Prueba!

Conclusión

El cerebro es un músculo compuesto por diversos procesos, componentes, funciones y capacidades. Que, si no se entrenan, no se hacen más flexibles y se atrofian.

El cerebro, aprende, desaprende y se desarrolla hasta nuestros últimos días.

Finalmente, nos quedamos con esta reflexión que realiza Rendón:

“Sin embargo, es necesario llamar la atención acerca del hecho de que nos hemos convertido en esclavos de una mitad del cerebro y que, al ser lógicos y depender del lenguaje, hacemos que el mundo se adapte a la visión que nos impone el cerebro izquierdo, suprimiendo la parte más creativa de nosotros, la cual está siendo relegada además en los diferentes espacios, incluso en el escolar.” (Rendón 2009)

Bibliografía

Guilera L. Anatomía de la Creatividad. FUNDIT. 2011

Rendón Uribe Ma. Creatividad y cerebro: bases neurológicas de la creatividad. Cerebro, Aprendizaje y Educación. Vol. 15; 117-135 (2009)

 

Escrito por: Leyre Villelga Marquez. Psicóloga, experta en Neuropsicología Clínica y Neuromarketing. Arteterapeuta.

3 Comments

Deja un Comentario