Skip to main content

Acudir a terapia tal vez sea una de las decisiones que más te puede costar decidir. Principalmente, debido al gran estigma que existe en relación a entrar en un proceso terapéutico.

Además, no se suele acudir a terapia hasta que no se puede más. Hasta que no se llegan a sobrepasar unos ciertos límites.

Sin embargo, acudir a terapia proporciona una gran serie de beneficios.

Desde Espacio Calenco, te recomendamos que al menos, una vez en tu vida, pruebes acudir a terapia. Sigue leyendo para descubrir los beneficios de acudir a terapia.

Autocuidado

Cuando acudimos a terapia es porque necesitamos un cambio, autocuidarnos. La terapia nos ofrece un lugar y un tiempo exclusivo para nosotros. Porque, cuando llevamos mucho tiempo anteponiendo las necesidades de los demás a las nuestras, necesitamos empezar a autocuidarnos.

Espacio seguro

La terapia nos proporciona un entorno seguro y de confianza en el que poder hablar y ser escuchado sin ser juzgado. Los psicólogos observamos y escuchamos todo lo que la persona tiene que decir sin determinar que lo que hace está bien o está mal.

Toma de conciencia

Tomar conciencia es el primer paso para poder solucionar un problema. Normalmente, tendemos a evitar y bloquear nuestras emociones generándonos un gran malestar y consecuencias que al final se transforman en problemas.

Una guía

El psicólogo actúa como un guía en todo nuestro proceso siendo nosotros mismos los que realizamos, al fin y al cabo, todo el trabajo. Por qué, acudir a terapia no es ir solo a hablar y ser escuchado, necesita de un gran trabajo por nuestra parte, esfuerzo y voluntad para alcanzar nuestras metas y mejorar nuestra salud mental.

Punto de vista objetivo

El psicólogo nos ofrece un punto de vista objetivo y profesional de nuestro problema que tal vez, hablando con un amigo o familiar nos llegaría a dar una respuesta mucho más emocional y aquello que queremos oír y no lo que realmente necesitamos.

Recursos y herramientas

Acudir a terapia nos proporciona, nos hace llegar y ver que tenemos recursos y herramientas para aprender a identificar nuestros problemas y gestionar nuestras emociones de una manera mucho más sana. Pero, tal vez, por nuestra cuenta no somos capaces de utilizar y acceder a ellas.

Crecimiento personal

Y, por último, acudir a terapia nos permite crecer personalmente. Los procesos terapéuticos nos ayudan a conocernos, adquirir recursos y herramientas para poder comprender nuestras emociones y problemas. De esta manera aprendemos a responder ante ellos. Además, de ser la mayor herramienta para la prevención de la salud mental.

Da el paso. Empieza a cuidarte.

 

Por último, podríamos decir, que acudir a terapia es como hacer un puzzle. En el que hay una serie de piezas  y tenemos que ver como son, comprenderlas, observarlas, sentirlas para ver como encajan unas con otras y así poder hacer el puzzle.

Escrito por: Leyre Villelga. Psicóloga, experta en Neuropsicología Clínica y Neuromarketing. Arteterapeuta.

Deja un Comentario